Se produjo un error en este gadget.

SON COSAS MIAS

...que nos pasan a todos. Emociones comunes que apilo por acá...

all we need is love

viernes, 18 de diciembre de 2009

Transito tiempos raros

_Escuchame Roberto...¿Que se hace cuando la vida te acorrala? (y se te llena el culo de preguntas?)
Vamos por los instintos?
La retórica reincidente que ilumina mis lustros!!! Ja. Quien dice ilumina, dice "encandila", por que no...
Transito tiempos raros; solares, convulsivos, renovadores.
No sabremos si felices hasta que termine el cuento.
Hasta que sea tarde.
Escapa de vos; escapa de mi.
¿Cómo explicarte? Viste, como esas fotos confusas y sepias, de estación de tren, atemporal; como Retiro ;y como otro montón más que vi en peliculas.
Esas, que no sabés si te dan nostalgia o tristeza; si es un retorno esperanzador o si el muy turro la dejó llorando en el andén. (siempre hay un turro...)
Ando rara, como presintiendo el sacudón...como la montaña rusa!! la adrenalina, gana terreno; y empieza a importarte cada vez menos el miedo. Y si!!! Soy muy capaz de dar el volantazo.
Y si...sos capaz.
Lindo estar parada en las cuatro esquinas, bueno para sacudir la modorra de mi meseta.

sábado, 5 de diciembre de 2009

TESORO

Estabamos charlando, dijo; cuando cayó como un meteorito ante mi nariz.
Enooorme, candente. Habría que rendirse a la evidencia:
Jamás será diferente, SABELO , dijo.
Y que desparramo hizo esa frase en su propia cabeza!!!!

(No hizo falta esa amiga que traduce las señales de un dialogo confuso, no habia confusión)

¿Porque a él, le sonó a amenaza, si era solo la verdad?
¿Por que el no podía revertir la polaridad de ese hecho? o lo peorrrr de tooodo,
¿Por que el, no había aprendido a amar esa eternidad que los unia?
Tantos porques se le amontonaron, que se ahogó.

Mientras, el meteorito arrasó con la mitad de lo que le quedaba; aunque lo determinante fue el silencio, nada podría construirse desde ese vacío;  así fue que prefirió salvar lo que quedó; mansillado pero auténtico, eso que escondía en el alma.
Y salvó la ternura que el le habia dado, que venía con gratitud; tanta que hasta parecia paciencia!!!
Clasificó y ordenó recuerdos, fotos, sensaciones, dolores, sueños, lecciones. Y lo guardo todo entre celofanes azules, para que cuando los necesite ese alma gemela que se olvidó como era; no esten amarillentos.
Quería devolverle un poco de risas también, y se escapaban.
Tenía un tesoro.

PREGUNTAS ( que no se si querrán las respuestas)

Y cuando me pregunten como estoy? Que digo?

Recomenzando, que no es poco, tratando de dejar de estar; sólo, estar.
Como liberando peso, dejando caer tristezas al pasar, de forma aleatoria, lejanas y de hoy, notorias o imperceptibles. Tristezas de todos los calibres.
Liberaciones caprichosas. Como yo...
…con algunos reconocimientos, tardíos pero felices de errores que no quise…perdón, me los dejaron…
Veo mi silueta en otros ojos, y no está mal; aunque pase de largo.
No sos vos, soy yo, es que todavía me duele.
Lástima encontrarte en esta vuelta de la vida, con dos o tres mas me hubiese quedado, en tus ojos...

CON P DE PUTO

Daños colaterales: los que infringidos aún sin intención, pueden ser letales.

Colaterales…por que siquiera son frontales. Traidores, opacos, silenciosos…Intrigantes. Innecesarios, Infractores, Imberbes.

Cobardes. Con “C”, c, de Colaterales!

(Adjetivando, que el humor salva y condena.

Y una voz en off dice: Cortala!

También con C, de Compañero que no va jamás ni con cobarde ni colateral…)

Daños colaterales: solo existentes en víctimas distraídas, bellas durmientes confiadas.

Confiadas, con C, c de Cobarde y de Colateral. Distraídas, con D de Daño.

Daños de Difícil Defensa, con D, Daños Diarios. Detestables

Pasivos y Pacientes con P , y si, … supongamos…con P de Perdimos ( con un manto de Piedad)

PERMISOS

Ya podría pensar en otra cosa...
Por que hice todo y no me di más permisos.
Por que un poco de destino no me viene nada mal y me descansan los brazos. Ya no quiero remar.
Momentos, en donde abandonarse a la providencia suele ser lo más acertado y aunque parezca cobardía, no pasa de común resignación.
No me agita el pecho la expectativa, a veces duele y no le doy permisos.
Duermo menos, te sueño menos. No te saboreo. No chocolates, no pan, no papas, no vos, poco alcohol. Los hábitos saludables, las máximas, y la perseverancia, aliados mercenarios.

Anestesia vana. (No pierdas el alerta, que te brillan los ojos y se te nota...)

Quedaremos en un archivo de pendientes, confiando en otras vidas, en el destino, en el orden cósmico o divino, otros tantos condescendientes argumentos; esperando ansiosos que alguien se saltee los permisos un día, y se los tome todos.

Así, sin permisos.

INEFABLE

Llenar hojas con preguntas, reiterar hasta el cansancio que quizás por “esto” es que “esto” sucede…Esto que se agota de tanto pensar …no quería racionalizar, con sólo sentir estaba bien; y por eso había magia, funcionaba sin pensar!
Sin señales divinas , sin alianzas cósmicas, sin encastres perfectos, sin similitudes cuasi fraternales…
Quizás sólo haya sido terrenal, tan real, tan simple como tu piel.
Alianzas químicas, olores, sabores, que aun inexplicables fueron lo único cierto; verdades indiscutibles, resistentes al mas insidioso inquisidor, esos detractores de la sorpresa que sólo obtienen soledades, consecuencia de la resistencia, del constante cuestionar, buscadores utópicos.
Solos.
A ellos, que alguien les de respuestas y certezas; a mi, que me de ganas de seguir descubriendo, que aprendo más. Que me de escalofrios sin traducción, que me queden sonrisas tontas pintadas; a mi, que prefiero el camino a la meta, que me de dudas que cuando llegue, no tendré ninguna.


(sin terminar) (gracias a Dios)

Guerra de Demonios

Quiero besos así pero para siempre


Nuestros demonios, el tuyo y el mío.
Ese vos y yo en carne viva; esencia pura.
Implacables, los dos
Imbatibles y ciegos,
porque no me ves, porque no te veo.

Guerra de demonios,
crueles y brutales.
Brutales sentencias diarias al desamor.
De demonios ciegos, ciegos de dolor.

Y como en las guerras,
nadie gana,
ni dos demonios
crueles y brutales,
que algún día, se vieron y vieron sus miedos
pero se rieron,
y más miedo les dio.

Infringieron en todo,
lo más efectivo,
lo que sembrara distancia.

Demonios implacables,
Crueles y brutales.

Fue casi un juego abatirlo.
Casi de repente parecía un recuerdo,
pero dolía como si estuviera ahí.